Como cada año por estas fechas hacemos balance de las estadísticas de las más de 3000 llamadas que este año hemos recibido hasta el mes de octubre. Se producen ciertas variaciones respecto a los años anteriores, aumentando los conflictos familiares padres e hijos así como los problemas en personas en soltería. Los problemas derivados del trabajo también aumentan mientras que, como en años anteriores, recibimos más llamadas de mujeres que de hombres. Respecto a la procedencia, sigue siendo la provincia la zona de donde más llamadas se reciben, seguido de Donostia – San Sebastián.

Las estadísticas relacionadas con la edad revelan que se produce un incremento importante de personas llamantes con una edad entre 20 y 40, con un aumento de un 6% en esta franja de edad respecto al año pasado.

No deja de sorprender que en la era de las herramientas de la comunicación y la información, siga siendo la soledad y la incomunicación el tema denominador común en un alto porcentaje de las llamadas recibidas. Personas que nos llaman por que no tienen con quien compartir sus penas, alegrías y confidencias, personas que se encuentran solas.

Dentro del grupo varios – otros contabilizamos llamadas minoritarias y encontramos temas como las adicciones, la tristeza, los problemas sexuales e incluso alguna llamada de agradecimiento al servicio que prestamos.